Inexactitudes y errores científicos en la designación original de las ZEPA,s en el Segarra-Garrigues

El sujeto obligado ante Europa de designar a los  espacios ZEPA, no es otro que "el Reino de España" y  que como hay tal y, conforme las directivas europeas, es
éste y no otro, el que tiene que encontrar los hábitats de más  interés para ser protegidos dentro del espacio del Estado  en virtud de lo establecido en la directiva Habitats y la  Directiva Aves.

Esto quiere decir que los pájaros, a la vez de establecer sus nidos, en zonas donde alimentarse o criar, no tienen en cuenta  ni los límites municipales, ni límites territoriales, sencillamente  se instalan allí donde les va mejor. Es por este  motivo, y para evitar de proteger espacios poco relevantes en  decremento de otros que lo son más, a la vez de establecer  los espacios, hay que tener en cuenta el conjunto y la totalidad del hábitat, dentro del territorio del Estado español.

Esta razón debería haber primado a la hora de definir tener  los espacios a proteger como ZEPA en el ámbito del Segarra-  Garrigues, especialmente a la hora de elegir y hacer bandera  de algunas de las aves que justifiquen cavan dicha protección:  Tetrax Tetrax (sisón común), Calandrella brachydactyla  (Terrarola vulgar), Coriacias Garrulus (carraca), Melanocorypha  calandra (calandria).

Estas especies, según el Atlas de las Aves Reproductoras de España (Ed. 2003) tienen una distribución geográfica es en las que la zona menos propicia para
a fin dejar su hábitat es Cataluña. Por esta razón consideramos improcedente que la zona del Segarra -Garrigues se limite el regadío para proteger unas aves que tienen su hábitat más favorable y representativo en otros puntos del Estado español. 

Es irresponsable y científica mente poco rigurosa que la conservación de hábitats catalogados como ZEPA, se designe de forma independiente por cada comunidad autónoma.  El resultado de estos mecanismos es la inviabilidad  de las actividades agrarias, ganaderas, forestales, la acuicultura  o simplemente el desarrollo rural.

Como ejemplo, exponemos los planos de distribución de las 4 especies que fueron objeto de sentencia por el caso del Canal Segarra-Garrigues

Fuente: "Atlas de las Aves Reproductoras de España". (Ed. 2003)
Dirección General de Conservación de la Naturaleza
- Sociedad Española de Ornitología. (SEO).

 

Cuadro de distribución de las parejas observadas en España:

Tetrax Tetrax, (Sisón Común).  Tal y como indica el plano, el rango de parejas observadas (de 100 a 999) se encuentra mayoritariamente en las comunidades de Castilla-La Mancha, Extremadura y Madrid. También encontramos poblaciones más pequeñas y fragmentadas en Castilla y León, Valle del Ebro (Aragón, Navarra y Cataluña).
En el Estado español suele ser invariablemente migratoria, y las observaciones invernales corresponden sobre todo en el centro y el sur del país.

Calandrella brachydactyla, (Terrarola Vulgar). Según el cuadro de parejas observadas, encontramos que el hábitat mayoritario de esta especie es en Castilla y León, Andalucía, Castilla La Mancha. El plano muestra cómo la mancha de color y distribución de parejas observadas en Cataluña, no tiene punto de comparación con el resto de provincias de el Estado español (hábitats y espacios más propicios a proteger).

Melanocorypha calandra (Calandria) Según el plano de parejas observadas y el cuadro adjunto, las manchas de color de distribución de la especie definidas nacen el hábitat principal de esta especie es por el interior de la Península, en ambas mesetas, Extremadura y Valles del Ebro y Guadalquivir. Es un poco más abundante en Cádiz y Huelva, poblaciones que son continuación natural de las del Valle del Guadalquivir. La mancha de color máximas observaciones de parejas es Castilla y León, principalmente por León, Valladolid, Segovia.

Coriacias Garrulus (Carraca). Según el cuadro de parejas observadas en el Estado español, el hábitat más propicio para esta ave es la zona de Andalucía, Murcia y Extremadura. Es en estas comunidades donde se encuentra más representado, principalmente en Almería, Murcia y Cáceres.

 

Es singularmente importante ver como las provincias las aragonesas o la de Jaén no se ha cuantificar mercado al Atlas el número de parejas, no sea que fueran más relevantes. Este dato ornitológica también podría dar pie a revisiones del conjunto.

 

Artículo publicado en La Drecera 125. Enero - Febrero 2011
Informativo Agrario de l'INSTITUT AGRÍCOLA